Hace poco, Dani Riera, co-director del blog, anunciaba la publicación en libro de papel de nuestra primera selección de entradas (que resultan ser unas cosas mías sobre gestión de proyectos), una colección que aspiramos a aumentar y enriquecer. Como Dani es amigo y cuida de mis bonsais, me permito iniciar una sección de polémicas educadas, género que deberíamos prodigar. “Science is about discussion“, dijo alguien.

Revisión del logo i++; realizado por Lola Rodríguez

Revisión del logo i++; realizado por Lola Rodríguez

Está bien que el libro sea de papel. Es mono y se puede llevar en el bolsillo y leer en el metro. La edición está cuidada y currada, doy fe. Es un regalo para amigos, familiares y clientes. Y me encantaría que se venda, incluso que se lea. También creo que nuestros lectores y seguidores preferirían, preferirán la edición electrónica, sobre todo si somos capaces de eliminar la complicadísima webgrafía y que, los que estén conectados, puedan navegar alegremente por las sugerencias de los enlaces. El blog intenta entretener y hacer pensar, pero también abrir caminos y nuevas lecturas.

Agradezco los comentarios amables de Dani y de Robert en el prólogo, para eso tiene uno amigos. Pero creo que, como cada vez se demuestra más, la comunidad de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la UOC está llena de autores brillantes que saben un congo y escriben muy bien, como Joan Arnedo,  Mario Gómez, César Córcoles, Carles Garrigues, Maria Antonia Huertas, Daniel Puig, los propios y sacrificicados Dani Riera y Robert Clarisó, David Megías y muchos más.

La nómina va creciendo en cantidad y calidad.  Algunos nos han dicho que el blog es una muestra de cómo se hacen y se pueden hacer las cosas bien hechas, espero que sea cierto. Dice Michael Hampe, en un ensayo precioso sobre el conocimiento y la felicidad, que lo que suele determinar la vida comunitaria en las universidades son el odio y la envidia. Diría que eso no pasa o pasa mucho menos entre nosotros y nos permite hacer más y mejores cosas juntos, como el blog.

No creo enfrentarme más que otros al mundo real, como dice Dani. Quienes nos dedicamos a la ciencia creemos que el mundo real es el principio de todas las cosas, tratamos de explicarlo mejor y que los humanos lo puedan aplicar en beneficio del progreso y, si acaso, la felicidad. Los matemáticos, filósofos e informáticos lo hacen inicialmente mediante la creación de lenguajes formales y algoritmos que pueden instalarse en máquinas. Los físicos y biólogos establecen, mediante la observación y la experimentación, teorías y mecanismos para comprender e influir sobre la realidad. La técnica y la tecnología son una continuación y una aplicación de lo primero y lo segundo.

En todas las ciencias, la búsqueda de la verdad o, al menos, el alejamiento del error, de la superstición, de la mentira y la superchería son nuestros objetivos. Las cosas a las que otros y yo nos dedicamos (la dirección de sistemas de información, la gestión de proyectos, la inteligencia de negocio…) estudian el uso social y empresarial de la tecnología, o sea, estamos por decirlo así, al final de toda esta cadena y perseguimos los mismos objetivos de las mismas u otras maneras. Algunos hemos elegido mantener una parte de nuestro tiempo dedicados a la empresa, lo que no es tan extraordinario en el mundo anglosajón o germánico.

Es verdad que el espacio de los que nos dedicamos a los sistemas de información está a caballo entre las ciencias sociales y las ciencias experimentales, y a veces más en lo primero. La mayor producción docente y científica se realiza en las escuelas de negocios, no nos engañemos, y en las ingenierías resultamos a veces un poco exóticos. En ese espacio de conocimiento, los temas son muy discutibles, los hechos se pueden interpretar de más maneras y las teorías no son concluyentes. Y, en esos casos, como dice del sexo Virginia Woolf en uno de sus mejores ensayos, ”nadie puede esperar decir la verdad; sólo es posible referir de qué modo se llega a una opinión.”

Puede ser cierto, como decía el filósofo John Dewey, que la universidad ha tenido la perversión de separar a veces el conocimiento y la práctica y ésto en la UOC pasa un poco menos. El modelo docente fomenta la colaboración entre teoría y práctica y éso es lo que intentamos que reciban los estudiantes. También me ha gustado la UOC, con la que colaboro hace más de diez años, porque se acepta y se reconoce la diversidad. Alguien puede ser bueno en la docencia, en la investigación, en la gestión o en la difusión. Difícilmente lo será en todo.

El blog es un espacio de difusión y diseminación del conocimiento y, si puede ser, también de entretenimiento y reflexión. Es difícil la continuidad y yo también me canso. Como decía incluso Einstein, “las buenas ideas escasean y sólo se presentan intermitentemente”.

Nota: La gráfica de hoy es una estilización del logo del blog de la colección que ha hecho mi hija Lola Rodríguez.

via iNFoRMáTiCa++ http://feedproxy.google.com/~r/uocinformatica/~3/IyWFnuhT7Fs/

Advertisements