Quizás esta entrada no sea especialmente interesante para algunos que normalmente nos leéis, pero creo que se debe hacer. Es de justicia. Yo, como podéis ver en mi currículo, he obtenido todos los títulos a nivel universitario en la UAB, por lo que no soy “beneficiario” de mis propias palabras. Además, en este caso, no quiero hablar del modelo de enseñanza de la UOC, ni compararlo con el de otras universidades. Por lo que tampoco la UOC es “beneficiaria” (última). Lo que pretendo es dar mi propia respuesta a una pregunta que una vez se lanzó en una reunión de Alumni UOC: ¿Qué diferencia a los titulados UOC de otros titulados?

Ante esta pregunta la respuesta fácil no me convence, lo siento. Sí, son responsables, tienen una capacidad de gestión del tiempo muy alta, paciencia infinita, perseverancia, etc. Yo no digo que todo esto no sea cierto. De hecho, estoy convencido de que lo es. Pero, en mi opinión, insisto, esto no es lo que realmente les diferencia de otros titulados. Porque habrá titulados UAB, UPC, UPM o de donde sean, que también serán responsables, pacientes, etc. Por suerte, creo que los titulados universitarios de este país, vengan de donde vengan, son… (estoy buscando una palabra para no usar “brutales”) … son muy buenos. Y el ejemplo más claro lo tenemos en los ingenieros, que son de los más deseados por las compañías europeas.

Acto de graduación UOC. Auditori.

Estos últimos sábados se han venido realizando las ceremonias de entrega de diplomas a titulados UOC del curso pasado. Yo tuve la suerte de estar en el acto del 16 de Noviembre en Barcelona. Es una foto realmente curiosa. Especial. Mi momento preferido, dentro del global de la ceremonia, es cuando los titulados son llamados uno a uno a recoger su título (de hecho se les entrega un presente porque el título todavía no está impreso). Aquí es donde aparece la magia. Pero, ¿qué se ve? A primera vista, se observa todo tipo de personas, pero si te fijas bien, si abres un poco el zoom, ves que no van solos. Llevan “en la mochila” un trabajo a tiempo completo, una hipoteca, una familia,… ¡Casi nada! Y de golpe, ves una madre que sube al estrado con sus dos hijas de la mano, un hombre que se gira y hace un guiño a su pareja, unos hijos que aplauden al primer graduado de casa, alguien que mira hacia el cielo en gesto de dedicatoria, … Todos ellos, de una manera u otra saben lo que ha costado subir esos cuatro peldaños. Los que trabajamos o estudiamos en la UOC también lo sabemos.

Y, en mi opinión, esto y sólo esto (o quizás, sólo principalmente) diferencia a los titulados UOC: todos ellos son ejemplo. Puede parecer una tontería, pero en el mundo en que vivimos, y con los modelos que se nos proponen constantemente, vuelvo a mirar a la audiencia e imagino como esos niños construyen mentalmente su futuro. Las excusas volaron. Y no parece que les preocupe. Ellos aplauden y se unen a la fiesta, la fiesta de sus padres, tíos, vecinos,… la fiesta de todos.

via iNFoRMáTiCa++ http://feedproxy.google.com/~r/uocinformatica/~3/HOh2jPu68mg/

Advertisements